Gastronomía Eficiente

table drawing

Por: Eduardo del Toro
Arquitecto – Gran Canaria

Uno de los temas que está de actualidad es la preocupación por la eficiencia energética de los edificios y su designación por medio de las etiquetas de eficiencia energética; de forma similar a lo que desde hace años se lleva haciendo con electrodomésticos como congeladores o neveras. Unas etiquetas de colores, que van desde el verde y la letra A -los más eficientes- (aunque en el caso de los electrodomésticos se han ampliado a la A+, A++ y A+++) hasta el rojo y la G -para los más ineficientes-, y que se han convertido en un factor muy a tener en cuenta de cara a su elección.

¿Pero tiene todo esto algo que ver con nuestros locales de restauración?
Pues evidentemente sí. La etiqueta energética también controla el nivel de eficiencia energética de los restaurantes, siendo obligatoria para la venta, alquiler o apertura de este tipo de negocios.

¿Y qué interés tiene conocer la eficiencia energética de un local?
Verdaderamente es muy importante. Veamos por qué.

Hemos comentado en numerosas ocasiones -desde esta sección- la importancia de conseguir unas óptimas condiciones de confort en aquellos espacios donde se quiere disfrutar de los sentidos con las máximas garantías y que, por tanto, es fundamental que un comedor mantenga unas adecuadas condiciones de temperatura, humedad e iluminación, entre otros factores.

Para conseguir dichas condiciones, el proyectista tiene que diseñar correctamente los espacios, impidiendo que entre un exceso de radiación solar a través de las ventanas en la época estival, que el frio se escape por paredes y techos en invierno o que el lugar se encuentre inadecuadamente iluminado -ya sea por exceso de oscuridad o por producirse deslumbramientos-. Seguidamente -y para terminar de adecuar el ambiente- se instalan equipos de climatización, es decir, aparatos o mecanismos que regulan de forma exacta la humedad y temperatura. También, las luminarias o lámparas permiten conseguir unas adecuadas condiciones de iluminación en cada punto. Por último, los termos o calderas nos suministran el agua caliente.

Dichos equipos tienen unos consumos -nada despreciables- que suponen en muchos casos unas elevadas facturas energéticas (electricidad, gas, gasoil,…). Dado que también sabemos que un elevado número de gastos innecesarios pueden llevar a la bancarrota al mejor de los restaurantes, el adecuado control de los costes en energía se hace imprescindible.

Pues bien, ésta es precisamente la misión de un certificado energético -correctamente realizado-: analizar las características del local y sus equipos para detectar las causas de unos elevados consumos energéticos derivados de los gastos en calefacción, refrigeración, agua caliente sanitaria e iluminación, y en caso de que se estén produciendo costes innecesarios derivados de un mal diseño del local o de los equipos instalados -obsoletos o inadecuados-, proponer aquellas medidas -que con un menor precio- consigan los mayores ahorro energéticos, y por tanto económicos.

Estas medidas, que supondrán un desembolso inicial -en algunos casos de importante valor-, han de amortizarse por medio de los ahorros que, mes a mes, obtendremos en las facturas de los distribuidores energéticos, para que una vez esté compensado el gasto, se transformen en beneficios.

Por tanto, un certificado energético -en contra de la opinión que se tiene en muchos casos- no es un documento vacío o un mero trámite administrativo -papel mojado para algunos- sino una potente herramienta que -bien utilizada pos técnicos expertos- es capaz de reducir costes derivados de la energía, al tiempo que puede detectar las causa que provocan situaciones de disconfort dentro de los locales, algo que un propietario de un espacio de restauración no se puede permitir en estos momentos donde la competencia es más feroz que nunca.

Si te ha gustado...comparte!!!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *