Search
miércoles 20 septiembre 2017
  • :
  • :

Los vinos que envejecen en aguas canarias a 18mt de profundidad

Enclavada en el municipio de Arico (Tenerife-Islas Canarias) un lugar de gran encanto, dotado de un faro y un pequeño pueblo pesquero a sus pies que le dan un atractivo natural difícil de encontrar en otro sitio, se encuentra la Bodega Submarina de Canarias; un emprendedor proyecto de Roberto González Gil, quien siempre ha tenido presente, que de convertirse en un emprendedor, orientaría sus esfuerzos a una actividad que lograra satisfacerle de verdad. Así que pronto lo tuvo claro: su modelo de negocio pasaba por una de sus profesiones y por la que quizá es su mayor pasión, el submarinismo.

Aunque en Canarias ya han tenido lugar otras experiencias relacionadas con el envejecimiento de vino en el fondo del océano, ninguna ofrece la seguridad y garantías de Bodega Submarina de Canarias, pues esos proyectos suelen limitarse a distribuir las botellas por el lecho marino sin protección, con los riesgos que esta práctica conlleva. Por el contrario, la innovadora propuesta de Roberto González conserva las botellas en una cava bajo llave y protegidas por el hormigón de las posibles inclemencias del océano.

Los precios de los vinos envejecidos de esta manera llegan a multiplicar por diez el valor de sus homólogos terrestres. Su producción limitada, así como el incremento de la demanda en países de toda Europa y del mundo, han convertido a estos vinos en un objeto de deseo codiciado por gourmets de todo el planeta, que incluso los adquieren bajo reserva antes de que empiece el proceso de envejecimiento.

 

Condiciones únicas
A una profundidad de unos dieciocho metros, la bodega proporciona unas condiciones de luz, humedad, temperatura, presión y gravedad imposibles de con-seguir por encima del nivel del mar. El resultado de estos procesos de envejecimiento marino ha evidenciado, según los expertos, una evolución más lenta que en superficie, preservando muchas de las características de vinos más jóvenes y frescos.

El módulo principal de la Bodega Submarina de Canarias ha sido diseñado y construido con hormigón marino, vibrado y pretensado con un esqueleto de acero creado para resistir las peores mareas. Esto constituye una garantía de seguridad para las botellas de vino que alberga en su interior. En ambos frentes, el módulo cuenta con dos grandes rejas que, además de servir como entrada a su interior, cumplen la función de dejar paso a las corrientes marinas, aportando una temperatura constante, la circulación permanente del agua y la creación de un ecosistema en su interior y exterior.

A la hora de fabricar el módulo no han utilizado ningún material contaminante, ya que el objetivo principal es que la estructura, a medida que pase el tiempo, se vaya transformando en un arrecife artificial, generador de vida y un atractivo más para el turismo de buceo y enológico.

Bajo estas premisas únicas de calidad, ya son varias las bodegas de Canarias que someterán parte de su producción a este novedoso sistema de envejecimiento, entre ellas, El Rebusco, Ferrera, Acevedo, Reverón, Cumbres de Abona, Presas Ocampo y Prodiflora.

La Bodega Submarina de Canarias es en definitiva, una clara apuesta por el desarrollo económico y turístico, por la innovación de la industria de la viticultura en las Islas y por la fusión de medianías y océano en un proyecto empresarial único arraigado con el territorio.

Si te ha gustado...comparte!!!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *