Search
miércoles 20 septiembre 2017
  • :
  • :

Toda poderosa gastronomía

f0085-01

Por: Rubén Romero Aivar – México
© Acción Gastronómica

Aveces la gastronomía es absurda, basada en el poder adquisitivo de los exponentes culinarios de todo el mundo, algo en esto no está nada bien porque la gastronomía es sensorial, artística, flexible y libre solo bajo las reglas de no salar y no dejar insípido lo que elaboramos.

Entonces la cocina es versátil, con puntos de referencia infinitos; en India comen distinto a Italia, México presenta una gastronomía diferente a la peruana, en Rusia no sé ni que comen concretamente, entonces ¿por qué centralizar, monopolizar y sentirse los más grandiosos como si de verdad hiciera ruido nuestra cocina en otras partes del planeta? No creo que a un número considerable de residentes en la República Checa les llame la atención el mole Oaxaqueño.
Lo único que rige la gastronomía es la sal y el fuego. En el mundo nadie come lo salado ni lo quemado, son los únicos puntos de referencia.

¿Quiénes son los jueces franceses de un evento culinario para poder calificar comida regional mexicana?
¿Quiénes somos nosotros para juzgar y poder decir el balance específico de una preparación cualquiera cuando los gustos y sensibilidad en cada humano son diferentes a lo que nosotros podemos interpretar?

Existen puntos medios, aceptables, pero todo lo demás es absurdo.
No hay parámetros, no hay reglas, lo que a mí me puede parecer desagradable, en otra parte del mundo puede ser fenomenal.
La gastronomía es parte de la vida de cada etnia y población, es parte de la sociedad, parte de la cultura y parte de las distintas formas de vida en el planeta.

A su vez la gastronomía es cerrada, celosa, amada e independiente.

Dudo mucho que el mismo “Paul Bocuse” probase una buena mole de olla cargado de chile seco y lo considerara espectacular cuando nació apegado a la velouté y la blanquet.

Muchas veces he escuchado decir de exponentes con fama en la gastronomía que este país es una plataforma gastronómica donde las nuevas generaciones son el futuro de la economía.

Entonces existe mucho trabajo para los nuevos exponentes:
Combatir en contra de la industria de la manipulación transgénica de alimentos, crear una conciencia de alimentación saludable y combatir contra el hambre y la mala alimentación en sectores de la población de clase baja y media baja, generar una nueva gama de alimentos a favor del poder adquisitivo bajo que resulten bondadosos con la biodiversidad y la alimentación correcta, generar en sus lugares de trabajo una conciencia por el uso correcto de insumos del país sin recurrir al food service y alternativas de alimentos instantáneos elaborados con químicos y elementos nocivos para la salud y generar más oportunidades de trabajo para los bien preparados.

Pero esa no es la idea, la verdadera proyección gastronómica del país es una tendencia de moda, snob y pose que se manifiesta en establecimientos donde el precio de un solo platillo en el menú puede alcanzar la suma de dinero necesaria para alimentar una familia de bajos recursos con productos de canasta básica durante una semana.

Eso de tener un huerto en el restaurante, supuestamente estar a favor del productor del campo, pensar en un menú sustentable y racional pero que al final se presume en revistas, centros comerciales y eventos culinarios de gremios a favor de la corriente abusiva del consumismo y el ostento no me parece honesto.

Formando grupos, colectivos, gremios y clubes de gastronomía solo se fragmenta el interés nacional y la gastronomía queda monopolizada a favor de los famosos intérpretes de lo que se considera cocina de vanguardia.

Por eso regreso al punto, ¿quién es capaz de criticar, corregir, alinear y juzgar la gastronomía de todos los demás si la cocina se trata de sensibilidad, talento y equilibrio? ¿Cómo puede existir un ser que lo sepa casi todo en la cocina y pueda criticar de forma rígida los platos y combinaciones de todos los demás? Esa persona debe de ser de otro planeta, un ser supremo, un todo poderoso de la gastronomía que aparte de todo lo que su nombre significa, sale en la televisión.

Sal, fuego =Respeto y libertad

Todos tenemos respeto a la sal, todos tenemos la libertad de usar el fuego a nuestro criterio.
Considero una falta de respeto monopolizar la industria alimenticia del país. Las noticias en los diarios de la nación referentes a la gastronomía solo hablan de quién hace más por sus propios lugares, sus propios restaurantes, su propio gremio.

Dicen estar a favor de México, pero no he visto a ninguno de esos “Chefs” poderosos en los medios de difusión generando campañas en pro de la alimentación en las escuelas públicas de gobierno.

Es más divertido hacer un absurdo evento en el ángel de la independencia para ver si se logra el record Guinness del mayor número de “Chefs” unidos portando filipinas de manera absurda y mal educada que generar una marcha en contra de Monsanto para poder evitar que nuestro maíz sea modificado por una empresa estadounidense que patenta semillas y se apodera de cultivos por el interés económico sin pensar en la mortandad ni los daños a la salud.

Es una competencia de esnobismo y pose culinaria. El estudiante que asiste a más congresos y tiene más fotos en el Facebook con pseudo personalidades culinarias es aparentemente el más competente en la industria.
Basura mediática, falta de interés, falta de educación y manipulación.

Por eso me dedico a cocinar como se debe, a fomentar y difundir conciencia antes de pose y tendencias de moda.

Es tiempo de trabajar y considerar que la gastronomía “pop” solo distorsiona la mente de los más débiles y poco informados.

La gastronomía está desgastada, controlada, abusada y cada vez menos remunerada.

Esta es una nueva conquista, un movimiento que cambiará todo en poco tiempo, pero, ¿de qué lado te encuentras?

Si te ha gustado...comparte!!!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *