Revita Iberoamericana de Gastronomía

Antiguos barrios, nuevas cocinas

 “Etnia nace del trabajo entre 2 jóvenes cocineros que comparten amistad desde su niñez y ahora también lo hacen desde su cocina”

Los barrios tradicionales del mundo siempre han tenido escondido entre sus calles la esencia y la cultura viva de su gente. Rincones que guardan los saberes y sabores representativos en una conjugación donde la permanencia y la adaptación a los cambios cobran el sentido más básico, y ahí han estado, siempre.

San Juan es uno de esos barrios. Este espacio colonial dentro de Quito en Ecuador, comparte más allá de piezas arquitectónicas bien conservadas, una vista inigualable, su gente y cultura han desarrollado cierto tipo de convivencia entre sí, provocando que este receloso espacio mantenga viva tradiciones gastronómicas como sus quesadillas y dulces bocaditos consumidos durante años

Etnia Ecuador

Desde aquí empiezan nuevas propuestas que promueven una visión donde se mezcla la tradición con las nuevas necesidades del mercado, teniendo como ideas principales la calidad y el buen trato al producto local en un espacio completamente armónico y con un excelente concepto. 

Etnia nace del trabajo entre 2 jóvenes cocineros que comparten amistad desde su niñez y ahora también lo hacen desde su cocina; Andrés Morales y Andrés Güilcamaigua crecieron en este barrio, estudiaron en la misma universidad, jugaron fútbol juntos toda su vida en las mismas canchas y ahora son equipo desde este restaurante. Momento importante la pandemia para llevar a cabo un proyecto idealizado durante años, pero al que ambos, Andrés junto a Karla Díaz, su mano derecha en el servicio, le apostaron toda la fuerza y ahorros de proyectos anteriores con el afán de lograr presentar su propuesta y que esta, sea bien acogida por el público

Su menú ha sido estructurado y tan bien pensado, que la armonía dentro del entorno se siente a cada bocado, convertir la idea base de platos tradicionales en pasos que muestren técnicas y métodos de cocción usados en la actualidad, va de la mano con la investigación, la curiosidad y las ganas de conocer como funcionan y trabajan otros restaurantes en Ecuador para así lograr lo que el equipo de Etnia ha alcanzado actualmente. 

Ya desde su menú ellos proponen, a su manera, platillos tan ecuatorianos como el ceviche de jipijapa junto a una variante acompañada de una croqueta crujiente que al morder suelta un bisque de camarones armonizando toda la propuesta en el uso de diferentes mariscos, o su propia idea de nuestro tradicional hornado que lleva como producto estrella el cerdo, estos chefs ofrecen una combinación entre la tortilla de papa con la costra perfecta, el cuero de cerdo reventado de la manera más prolija, cebolla morada, aguacate y una salsa de frutas que rompe esquemas manteniendo el respeto a la mencionada tradición.

Proteínas como la res y el pulpo, ambas trabajadas a término casi perfecto y acompañadas con sabores poco usuales, juegan con productos de la tierra tan marcados en las variedades de papas que tenemos como país, la “papa cecilia” por ejemplo, o el chocolate proveniente del mejor cacao fino de aroma exportado a nivel mundial, ecuatoriano por supuesto. Son solo ejemplos de todo lo que Ecuador va logrando al entender que un país productor como este, no puede dejar de estar en el mapa gastronómico mundial.

Los finales felices existen, uno de los postres locales emblema es y seguirá siendo, los “higos con queso”, plato que se presenta en Etnia desde un cheesecake combinado con helado de naranjilla que, entre lo dulce y ácido, cierra una de las experiencias más respetables que se puede encontrar en la capital. Por cierto, la vista panorámica hacia todo el centro y centro norte de la ciudad son el atractivo que encaja perfectamente con toda la experiencia.

Con los brazos abiertos ¡disfruta Ecuador!

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.