Revita Iberoamericana de Gastronomía

La Rollerie ‘La Terrasse’, el nuevo jardín provenzal del Retiro

A plena vista, en una esquina privilegiada del céntrico barrio del Retiro, pero escondido entre el verde de las plantas y el forjado de las rejas, se encuentra el nuevo establecimiento de La Rollerie: La Terrasse.

Con todo el encanto que tienen sus espacios, vuelven a sorprender también en este local, el séptimo del grupo bajo este nombre, convirtiendo este rincón cercano al pulmón madrileño en la terraza del verano. Este vergel, más ‘restaurante’ que el resto de locales, estrena además muchos platos y transporta, como el resto, a una casa de campo de la Provenza a través de diferentes espacios.

Y es que una reunión de amigos, una cita o cualquier experiencia gastronómica sabe mejor si el ambiente acompaña, y este sin duda, encandila. La decoración, siempre pensada al milímetro y con mucho mimo tiene, por supuesto, su toque exclusivo. El local está dividido en diferentes partes: en dos alturas en el interior y varios espacios en el exterior. La zona cubierta luce amplios ventanales con vistas a la terraza, espejos y acabados rústicos, en los que apuestan ‘todo al blanco’.

Nada más entrar, la mirada se va al techo, a las grandes vigas de madera ‘tapizadas’ de enredaderas y plantas colgantes que bordan el ambiente campestre a la perfección. No faltan las lavandas y los jardines verticales, seña de identidad indiscutible de la casa.

Terraza en La Rollerie

Al salir fuera, el frescor y la tranquilidad de su terraza de 200 m2 nos inundan: una parte con techo móvil y aspersores para aclimatar en los días más cálidos, elegantes sillas dispares en madera y forja, una preciosa fuente de piedra al fondo, un balancín que invita a soñar, y árboles, flores y naturaleza por doquier.

Otro de los secretos que guarda este mágico espacio es su huerto urbano, situado en el patio interior, que suministra al local de hortalizas y hierbas aromáticas. Dentro, varias mesas frente a la luminosa barra; y en el segundo nivel, otras pocas, más íntimas donde los detalles de las paredes -incluso en los baños- también suman y sacan una sonrisa al ‘viajero’.

Porque sin duda el ambiente nos hace viajar al sur de Francia, pero su oferta nos lleva mucho más lejos… De cara al estío, llegan platos con inspiraciones internacionales, desde Asia hasta Sudamérica pasando por varias regiones de Europa. Al igual que el resto de direcciones, abarcan todo el día con amplios horarios que permiten desde desayunar, o ‘brunchear’ cualquier día de la semana, hasta comer, merendar, cenar y tomarse una copa… Para empezar el día, una opción es compartir el La Rollerie –que por algo lleva el nombre de la casa-, con su selección de panes especiales, zumo y bollería.

Entre sus brunch, disponibles hasta las 16:00 horas, encontramos el Brunch healthy choice, con aguacate, hummus, huevos revueltos y ensalada, o el Brunch nórdico para coger fuerzas, con huevos benedictine, salmón y espinacas.

Picantón a baja temperatura marinado en lemon grass, salsa Perrins, mostaza antigua y servido con mix de raíces al ajillo

Compartir aquí es muy fácil y más con los estrenos en carta de este verano con platos de aquí y de allí, llenos de tips para veganos y vegetarianos. Sus Tacos de pollo marinado, la Cochinita pibil al estilo tradicional, el Picantón a baja temperatura o el Teppanyaki de secreto ibérico con jengibre, tamari y sésamo con shiitake sobre patatas revolconas de Ávila, son perfectos para recorrer kilómetros con la mente con solo un bocado.

Tagliata de ternera ahumada en frio con rúcula, parmesano y cherrys acompañada de ñoquis fritos adobados al pimentón y emulsión del piquillo

Para quienes quieran quedarse más cerca, proponen la Tagliata de ternera ahumada en frío con gnocchi o la Hamburguesa especial de porchetta trufada. En la sección ‘De la huerta a tu plato’ está su ya reconocida Ensalada de quinoa blanca y roja, o una novedad oriental: el Poke bowl de salmón ahumado, aguacate, edamame y alga wakame.

Para un dulce final no pueden faltar alguno de sus recién llegados: el Brownie steaky toffee templado, con dulce de leche y Oreo, la Tarta de queso y yogur… ni por supuesto su postre estrella, el Ice Roll –que hay que probar al menos una vez en la vida

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.