Revita Iberoamericana de Gastronomía

Vino y espárragos en Alemania, una deliciosa armonía

Ya hace 2000 años que los romanos llevaron los espárragos a Alemania junto con el vino. En numerosas comarcas vinícolas, como Rheinhessen, Baden, el Palatinado o Sajonia, las vides y los espárragos crecen en directa proximidad.

Los elegantes y livianos vinos blancos alemanes maridan de forma excepcionalmente armoniosa con el delicado aroma del espárrago blanco. «Al elegir un vino se debería tener en cuenta que los aromas del vino no enmascaren el sabor ligeramente afrutado del espárrago», destacan desde Wines of Germany.

Las variedades de uvas para combinar con los espárragos son las dotadas de una delicada acidez, como pueden ser silvaner, weißburgunder (pinot blanc), grauburgunder (pinot gris) o müller-thurgau. Además, añaden dimensión a los matices amargos que los espárragos blancos aportan.

Plato de espárragos de Nuremberg, Würzhaus

La variedad silvaner con su aroma ácido y especiado, se recomienda especialmente cuando los tallos blancos se consuman tal como se preparan tradicionalmente en Alemania: cocidos «al dente», bien cubiertos con salsa holandesa, o con mantequilla derretida y jamón cocido. En esta combinación, el ingrediente salado del jamón junto al espárrago blanco se acopla aportando un toque fresco a los delicados aromas del vino.

El espárrago blanco suele servir de guarnición a algún pescado ligeramente dorado en mantequilla o escalfado. Para esta combinación, el elegante weißburgunder resulta todo un acierto gracias a sus ligeras notas de nuez moscada que potencian el plato a la perfección. Por cierto, que Alemania es el lugar del mundo donde el weißburgunder se cultiva con mayor frecuencia. Esta popular variedad marida también perfectamente con langostinos o gambas acompañados de espárragos blancos.

AH_imperial, Nürnberg

Si esta noble hortaliza se sirve de guarnición con una buena pieza de carne, preferiblemente de ternera o cerdo, por lo que el plato resultará algo más contundente, se puede maridar también con un vino con más cuerpo. En este caso sería recomendable optar por un grauburgunder, tan redondo en boca, que proceda de las comarcas vinícolas alemanas.

En Alemania, el espárrago blanco es una especialidad de temporada disponible todos los años en el mercado hasta el día de San Juan, el 24 de junio. Combina a la perfección con una cocina ligera, con una forma de vida más saludable, que, aunque pobre en calorías, con apenas 20 calorías por 100 gramos, es rico en minerales, oligoelementos y vitaminas

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.